Rotacasa Gartel Rota
Letran Camacho

Literario

Nuevo Monográfico de la Mano de Rafael J. Blessing relacionado esta vez con

  • Fecha : 03/09/2015

Nuevo Monográfico de la Mano de Rafael J. Blessing relacionado esta vez con


El monográfico que nos ocupa esta vez está relacionado con un subgénero narrativo que tiene su origen en la tradición oral y ese no es otro que la LEYENDA.

Hasta hace pocos años la leyenda emanaba cierto tono menor al ser considerada como la hija natural y pobre de la Historia, como producto plebeyo de algún juglar anónimo o como invención de la ruda invención campesina, sin embargo, tuvo su momento de gloria principalmente durante el Romanticismo, donde los románticos recuperaron el folclore en sus múltiples facetas: cancioncillas, romances y, por supuesto, las leyendas.

Aunque estas leyendas se han extendido a lo largo de la geografía nacional, el maestro Ramón Menéndez Pidal en las ponencias de Estudios sobre cuentos, mitos y leyendas de España y Portugal, presenta tres macrozonas geográficas, estas son:

La zona atlántica de poniente y la cantabropirenaica: en general, las leyendas son de motivos más arcaicos. Hay en ellas una mayor presencia de lo religioso; lo sobrenatural (duendes, gnomos); lo esotérico y escatológico (leyendas de difuntos, de aparecidos…); los ritos y mitos marinos (dioses del mar, sirenas…)
La zona central: lugar de austeros pastores y rudos campesinos. Lugar de encuentros bélicos y caballerescos. En este enclave es lógico que el pueblo se decante más por las leyendas medievales de carácter histórico.
La zona sur y mediterránea: donde predominan las situaciones más cotidianas y realistas en favor de lo fantástico y maravilloso, quizás por sus raíces, esa presencia de lo árabe, lo oriental, y lo morisco. Entre los lugares más nombrados, por este orden, encontramos: Granada, Sevilla, Córdoba, Málaga, Cádiz, Almería, Jaén y Huelva, sin olvidar ciudades muy recurrentes como las de Ronda, Antequera, Écija o Morón, debidas al hecho de considerarlas cuartel general de bandidos, ladrones, etc…

En nuestra literatura, el término leyenda viene asociado, sin lugar a dudas, con Gustavo Adolfo Bécquer: El monte de las ánimas, Los ojos verdes, Maese Pérez el organista, son algunas de las muchas que han sido estudio a lo largo de nuestros años como alumnos. Hay otras que, han tenido mucha difusión y que, han sido incluso llevadas a la gran pantalla como El jinete sin cabeza.

En fin, seguro que muchos de nosotros conocemos una gran cantidad de leyendas que están asociadas a nuestro entorno. Yo, particularmente me quedo con una leyenda que transcurre en Antequera, por entonces perteneciente al Reino de Granada y que se inserta en ese periodo histórico de la Reconquista, ese periodo entre moros y cristianos que ha dado lugar a muchas historias.

Entre Antequera y Archidona, en la carretera que se dirige hacia Granada, podemos apreciar una peña muy característica, característica por asemejarse a la cara de un indio tumbado. En ella se desarrolla el desenlace, trágico, de una historia de amor que no podía ser posible porque los enamorados pertenecían a culturas distintas.

A aquel tiempo de luchas y fronteras se remonta la leyenda de la Peña de los Enamorados que recuerda el desatado amor entre una princesa árabe y un caballero cristiano. Las crónicas recuerdan que pocos años antes de la conquista de la ciudad un soldado del rey Fernando cayó preso en un pueblo próximo a la Antequera árabe. Hecho prisionero en las mazmorras de la alcazaba, una mañana recibió la visita de la hija del rey moro, una joven de belleza paralizadora conocida con el nombre de Tazgona que tras cruzar su mirada con el joven Tello cayó rendida por amor.

Desde ese día la princesa buscó toda suerte de excusas para bajar a diario a las mazmorras donde en compañía de su soldado urdieron juntos el modo de escapar no sólo de esa lúgubre cárcel sino de la ciudad. Tazgona y Tello eran conscientes de que pertenecían a reinos y culturas distintas, y que ni árabes ni cristianos verían jamás con buenos ojos su unión. Provistos con el amor como única arma, los jóvenes escaparon una mañana, pero pocos minutos después de la huida, al rey árabe llegó la noticia de la fuga.

El padre de la princesa Tazgona encabezó un batallón que trató de dar caza y muerte al soldado cristiano. La mala suerte quiso que ese mismo día las tropas cristianas asediaran Antequera, por lo que los dos amantes, acorralados e indefensos, decidieron subir hasta la cima de una afilada peña visible desde todos los caminos que conducen a la ciudad malagueña. En ella prefirieron arrojarse al vacío y despeñar sus cuerpos antes que separarse.

Seguro que este tema os ha hecho florecer algunas de esas historias que vuestros abuelos os contaban cuando erais pequeños. No lo dudéis, contádnoslas, que este sea el medio para que todos aprendamos algo más.

Fuente:





GALERÍA DE FOTOS

Volver

DEJA TU COMENTARIO


Cash Sur
La Moderna
Cayetano Todo Impresión
Producciones Cayetano
Plaza Nueva Rota
Optica Costa Salud
Peluquería Low Cost Rota

© 2020 - Todos los derechos reservados.
Rotadirecto - Su guia de Noticias y Empresas de Rota.