Rotacasa Gartel Rota
Letran Camacho

Local

París, Víctima del Terror, nuevo artículo de Manuel García Mata

  • Fecha : 18/11/2015

París, Víctima del Terror, nuevo artículo de Manuel García Mata



Viernes 13. En París en el penúltimo mes de este 2015, que nos está trayendo más de malo que de bueno, la sinrazón terrorista vuelve a derramar la sangre inocente en su irracional locura de fanatismo asesino. Hay quien dice que llamarles de determinada forma les molesta, yo no pienso nombrarles nada más que como criminales o términos parecidos. No esperarán estos malnacidos que les vayamos a dar uno de esos nombres cínicos, rimbombantes y falsos que gustan de utilizar, hasta ahí podríamos llegar.

Son ya más de ciento veinte personas que han perdido la vida por el capricho salvaje de esta banda de fanáticos indeseables. Pueden estar orgullosos de haber satisfecho su sed de sangre. Que su quimérico cielo les reciba con todos los honores que les prometió; imbéciles-estúpidos que degradan a la raza humana en nombre de una entelequia infame: la guerra santa, si alguien buscaba un exacto y vergonzoso ejemplo de oxímoron, hay lo tiene. Han muerto sin otro motivo que encontrarse en el lugar donde las alimañas tuvieron la indecencia de aparecer, para hacerles objetos de su rabia, de su frustración, de su odio, de su fanatismo, de su ignorancia y de su falta absoluta de condición humana; sin más razones han dado al traste con sus vidas.

Al pensar que esta semana no podría escribir otra cosa que esto, incluso ya tenía redactado otro artículo, quise releer los textos que en los que en este año he hecho referencia a este tema y a otros relacionados, y vi que ni siquiera el que llevaba el nombre de “Je suis Charlie Hebdo” podría servir de modelo para este. Nunca el asesinato de nadie debiera escudarse en justificación alguna, a pesar de ello, amparados en la ilógica sin sentido del fanatismo yihadista, había quien decía el caso de Charlie Hebdo se podía relacionar, nunca justificar, con los dibujos satíricos de Mahoma y con las proclamas incendiarias que los radicales musulmanes montaron en este caso. Tampoco es de recibo que se explique la muerte de los agentes que custodiaban la revista, aunque haya quien lo achaque a los riesgos de su profesión, que ya es innoble tal conclusión. Pero en este caso es violencia ciega, como en los atentados de Nueva York, Madrid, Bali, Nairobi, Dar-es-Salam, Moscú, Bombay, etc, etc... Nos vuelve a recordar que nadie esta libre de la amenaza, que nadie está a salvo de esta gentuza, que todos somos sus objetivos.

Después de esto es comprensible que la gente se deje llevar por apoyar cualquier tipo de reacción violenta contra ellos, que se les machaque, que se les extermine (debo confesar que yo mismo he comentado que me han parecido muy eficaces los bombardeos rusos contra esta chusma); pero... aunque solo sea por demostrar que no somos como ellos, desde el punto de vista moral, o sencillamente, que llegados a este momento en que el enemigo puede surgir cuando menos te lo esperas, no parece buena solución, desde el punto de vista estratégico.

Por mucho que nos duela, al conseguir que las medidas que limitan la libertad se presentan como necesarias, es una batalla que han ganado. No les demos más argumentos usando como remedio métodos parecidos.

No voy a entrar en los orígenes de todo esto y de quiénes son complices necesarios del grupo terrorista abyecto y asesino. Lo he denunciado continuamente, sobra la reiteración.

Pero sí estamos a tiempo de rectificar y de exigirlo a quienes pueden hacerlo: la justicia internacional tiene que actuar.

Cortar los apoyos, tanto económicos como armamentísticos, que sostienen a todos los grupos yihadistas, sancionando con embargos totales a los países que se lo salten, incluyendo a quienes compran el petróleo y otros productos a esta gentuza; piratear las redes informáticas de los yihadistas, aplicar el máximo rigor a quien visite con un mínimo de frecuencia sus páginas, controlar a todos los imanes que hagan proclamas pro-yihad y aplicarles las leyes por delitos de lesa humanidad, como cualquier otro tipo de difusión o proselitismo, son medidas que pueden resultar muy eficaces. Y sobre todo que esta situación no sirva para justificar la postura restrictiva y de abandono de los refugiados. Estos son las víctimas principales de este conflicto y no pueden ser a quienes culpemos. Es un campo abonado para la demagogia y que enseguida hay quiénes lo utilizan sin ningún escrúpulo. La justicia no debe estar reñida con la solidaridad. ¿Alguien recuerda a cuántas personas europeas recibieron los países del Magreb, musulmanes por cierto, durante la Segunda Guerra Mundial?

Fuente:





GALERÍA DE FOTOS

Volver

DEJA TU COMENTARIO


Cayetano Todo Impresión
Optica Costa Salud
La Moderna
Plaza Nueva Rota
Cash Sur
Peluquería Low Cost Rota
Producciones Cayetano

© 2020 - Todos los derechos reservados.
Rotadirecto - Su guia de Noticias y Empresas de Rota.