Rotacasa Gartel Rota
Letran Camacho

OPINION

La vuelta del facismo, nuevo artículo de Manuel García Mata

  • Fecha : 12/11/2018

La vuelta del facismo, nuevo artículo de Manuel García Mata


En un mundo globalizado como el que vivimos cualquier suceso puede convertirse en trascendente en cuanto a que nos puede afectar a todas. Unos resultados electorales no nos interesaban sino que tuviéramos algún vínculo emocional o económico con las gentes de este territorio en cuestión; en cambio, hoy en día, estamos atentas a la mínima votación, por la repercusión que esta pudiera acompañar.

El anterior fin de semana nos trajo dos contiendas electorales que han supuesto, de nuevo, datos preocupantes para las personas que defendemos la democracia como método para mejor gobernarnos. En Brasil, el candidato de la extrema derecha, Jair Bolsonaro, ha refrendado en la segunda vuelta el triunfo que anticipó hace unos días, el 7 de Octubre, en la primera vuelta. El 55% de los votos han otorgado al candidato ultra un triunfo incontestable. Mientras, en el estado de Hesse, en Alemania, si bien los resultados no tienen ninguna similitud con los de Brasil, son de señalar los apoyos conseguidos por la ultraderechista Alternativa para Alemania, que se han triplicado para conseguir un 12,6%. Si partiéramos de que, sea cual sea, el partido que se presente a unas elecciones sus postulados son respetuosos con el conjunto de la ciudadanía, aunque no sean compartidos, estaríamos situadas en la lógica de la dinámica que caracteriza al sistema. El hecho no responde a esta premisa y, por tanto, esta es la razón por la que preocupa.

Cuando una corriente política se basa en la discriminación por motivos raciales o de nacionalidad, cuando amenaza y cumple con estas contra grupos de personas por el mero hecho de tener una opción sexual y afectiva que se sale de la ortodoxia heterosexual, si se desprecian las conquistas de sectores desfavorecidos y se eliminan sin mayor rubor por el hecho de no interesar a sectores poderosos, si se banaliza, se coarta y se desprecia la lucha de las mujeres y se considera a estas como seres inferiores o como objetos en cualquiera de los sentidos, cuando se estigmatiza al resto de opiniones disidentes y muchos etcéteras más, no nos encontramos ante una opción ideológica más, sino que asistimos al renacer de las más execrables e ignominiosas posturas en contra de las más necesarias normas de convivencia de las que nos dotamos. Pero eso es lo que tenemos. No pasan unas elecciones sin que la mayor de las preocupaciones sea un ascenso de la extrema derecha, fascista, machista, racista y xenófoba.

Llegadas hasta aquí son muchas las voces que se alzan buscando una explicación a este fenómeno: Hay quienes simplifican adjudicando a las clases medias y altas la responsabilidad de haberles votado. Pero el análisis no puede ser tan superficial, ya que puestos a contar, el resto del electorado es porcentualmente muy superior. Los efectos de la crisis en las clases populares son un razonamiento mucho más consistente, si tenemos en cuenta, sobre todo, que quienes más se benefician de esto gozan de poder suficiente para mediatizar a estas capas sociales con su capacidad propagandística. Tampoco se debe olvidar que cuando se tiene el problema encima sea el momento para tratar de pararlo; solo la falta de previsión y la instrumentalización de la rivalidad entre fuerzas democráticas de la contienda política, salpicada de la continua defección que sufren por la instalación sistemática en la corrupción, son valores añadidos para el crecimiento del fascismo.

Si Brasil, USA, Polonia, Hungría, Italia, Austria, Alemania, Francia y otros países, ven como crecen de forma preocupante estas fuerzas, no parece que lugares como nuestro país estén desarrollando líneas de actuación que puedan prevenirnos de este contagio. La radicalización de las posturas ultra en partidos democráticos como el PP y C´S no hacen más que dar argumentos a quienes por su falta de convicción democrática, su escasa preparación intelectual o su pobre espíritu crítico, pueden empezar a añorar viejos sistemas políticos que en su amplísima mayoría desconocen, de los que solo les llega la información manipulada de quienes navegan en estas infestas aguas dictatoriales y fascistoides. Tampoco sería el final de las razones; si el sistema no es capaz de mejorar la vida de la gente sino lo contrario y no se esfuerza por buscar soluciones tampoco ofrece muchas esperanzas para evitarlo.

El panorama es muy negro, y muy larga la explicación de los motivos del peligro; pero la solución no lo es tanto y pasa por buscar la cordura entre quienes asumen la responsabilidad de representarnos y parece que no todo el mundo está por la labor.


Fuente: Manolo A





GALERÍA DE FOTOS

Volver

DEJA TU COMENTARIO


Optica Costa Salud
Producciones Cayetano
Plaza Nueva Rota
Cash Sur
La Moderna
Cayetano Todo Impresión
Peluquería Low Cost Rota

© 2020 - Todos los derechos reservados.
Rotadirecto - Su guia de Noticias y Empresas de Rota.