Rotacasa Gartel Rota
La Banana Creativa

OPINION

100 Días, nuevo artículo de Manuel García Mata

  • Fecha : 12/09/2018

100 Días, nuevo artículo de Manuel García Mata





El sábado 2 de Junio se publicó en el BOE el nombramiento de Pedro Sánchez como Presidente de Gobierno. Hoy, 10 de Septiembre, se cumplen cien días del hecho y con ello se ha terminado el plazo de cortesía que se suele dar a un gobernante para que se comience a valorar su acción de gobierno.

Si la llegada de Pedro Sánchez supuso para el país un cúmulo de esperanzas, tras la sentencia de la Gürtel y la moción de censura siguiente, que dio fin al largo período Rajoy, el paso de los días ha ido enfriando la ilusión de la gente tras los pasos dubitativos y las continuas renuncias que han caracterizado la acción de gobierno durante este tiempo.

Poco tardaron los miembros del nuevo gobierno en darle disgustos a su presidente y a la ilusionada gente progresista que esperaba un cambio de talante en la gobernación del país. Màxim Huerta abandonaba su ministerio por hacerse público que defraudó a Hacienda años antes. La ministra portavoz, Isabel Celáa, ministra de Educación, y Pedro Duque, ministro de Ciencia, no tuvieron rubor alguno en posicionarse por la educación privada con aquello de que “La educación pública ofrece gratuidad y universalidad y la concertada imparte educación de calidad”, de la primera, y “La educación privada por delante de la pública”, del segundo. El comienzo fue demoledor.

Poco después la búsqueda de una persona responsable de la Dirección de RTVE produjo una sensación de improvisación, sin buscar un consenso entre todos los grupos lo que les supuso las primeras acusaciones de querer una RTVE a su servicio, curiosamente desde quienes lo habían hecho durante siete años, sin un ápice de vergüenza, y cuando consiguieron uno que no les diera problemas con la clase política, el colectivo profesional se opuso por no haber sido consultado.

De estos primeros días fue la imputación de Jesús Rodríguez, lo que le costó tener que abandonar la Presidencia de la Diputación de Valencia, y poco después, si bien pudo ser de lo más legal, la contratación de Begoña Gómez, la mujer de Pedro Sánchez, por el Instituto de Empresa, nos recordó aquello de “La mujer del César...”; peores sensaciones produjo que David Sánchez, el hermano de Pedro Sánchez, fuera contratado por la Diputación de Badajoz. Se dieron explicaciones pero las reticencias fueron inevitables.

Mas no fueron estos los sucesos más nombrados. La indecisión, la falta de previsión de las consecuencias, la improvisación, han sido denominador común en determinadas actuaciones que han dejado un mal sabor de boca como la polémica sobre la exhumación de los restos del dictador, que se anunció a bombo y platillo que lo serían antes de acabar el mes de Julio. Da la impresión de que el tema ha tomado un camino más coherente, pero los episodios previos han sido de una torpeza evidente. Ante la denuncia de Puigdemont en los tribunales belgas, contra la actuación del Juez Llarena en el caso de los políticos independentistas presos, el vaivén de si lo defiendo o no lo defiendo, implicándo en ello a los distintos colectivos de jueces y fiscales, para acabar siguiendo la postura de los más conservadores y con la opinión contraria de los grupos que le apoyaron en la moción de censura, es otro ejemplo más de esta indecisión que se está convirtiendo en característica.

Es cierto, sin duda alguna, que sí se han observado hechos muy positivos en este gobierno, aunque más se está convirtiendo en una política de gestos que en una verdadera definición por hacer cosas importantes. Fue emotivo y esperanzador su apuesta decidida por abrir los puertos españoles al Open Arms, como su política de acogida con los refugiados y emigrantes; si bien el tirón de orejas que recibió de Europa le hizo levantar el pie del acelerador. La misma Merkel, que ha sido capaz de arriesgar votos en defensa de la emigración, le conminó a reconducir su postura.

Otra de las medidas anunciadas, como aumentar la carga impositiva a los combustibles contaminantes, como el gas-oil, han quedado en suspenso.

La promesa de aumentar la tributación a los grandes capitales ha quedado en agua de borrajas, hemos de conformarnos con la subida de impuestos a las rentas del trabajo superiores a los 150.000 €, que apenas servirá para recaudar 400 millones de euros; mientras las rentas del capital o los beneficios de las empresas se quedan igual, en un país con una de las tasas impositivas más bajas de la UE . Tampoco se hará efectivo el impuesto a la banca, limitándose, si es que al final se decide, en aplicar la tasa Tobin, el impuesto a las transacciones financieras que se pretende implantar en Europa.

Siendo todo la anterior relevante, han sido otros los temas de mayor envergadura. Las conversaciones filtradas del Comisario Villarejo y de la princesa Corinna, acompañante, amiga y amante del rey emérito en numerosas ocasiones, han servido para dar medida de hasta donde la clase política de este país y los gobiernos de turno, en particular, son capaces de renegar de cualquiera de sus principios en aras de la defensa del monarca de la transición. Las acusaciones vertidas contra Juan Carlos I van desde cobrar comisiones por el AVE a La Meca, la evasión de capitales a Suiza, su inclusión en la amnistía de Montoro; poner a nombre de Corinna propiedades del Rey en Marruecos, usándola como testaferro y el excomisario Villarejo asegura que Juan Carlos I entregó a Corinna archivos clave del CNI para protegerla si él moría. Los Técnicos de Hacienda creen que el rey Juan Carlos podría ser investigado por fraude fiscal, pero el gobierno, apoyado por Ciudadanos y el Partido Popular se niegan a crear una comisión de investigación.

Al hilo de la amnistía fiscal de Montoro, donde Corinna implicaba al rey Juan Carlos, es necesario señalar que ha sido en relación a este tema donde se ha producido una de las mayores decepciones del gobierno de Pedro Sánchez, que prometió que se publicaría la lista de defraudadores amnistiados y a la hora de llevarlo a cabo se ha producido una más que vergonzosa renuncia, que ha dejado muy desilusionada a la ciudadanía que confiaba en el Presidente. Para dar conclusión, y que el postre no desmerezca del resto del menú, no se pueden olvidar las dos mayores renuncias, frecuentemente anunciadas por el Presidente, la abolición de la Reforma Laboral y la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana (Ley Mordaza). Calificar estas, después de haber sido caballo de batalla de cuantas personas se opusieron a las políticas neoliberales del gobierno anterior y del enorme daño que produjo a la ciudadanía, serían por si solas suficientes para dar una nota muy deficiente a la labor de estos cien días de gobierno.

Fuente: Manolo A





GALERÍA DE FOTOS

Volver

DEJA TU COMENTARIO


Optica Costa Salud
Peluquería Low Cost Rota
Hazte Donante
La Moderna
Cash Sur
Plaza Nueva Rota
Producciones Cayetano
Antiquary Rota
Cayetano Todo Impresión
Peloboutique

© 2018 - Todos los derechos reservados.
Rotadirecto - Su guia de Noticias y Empresas de Rota.